Un poco más de erotismo, esta vez con otro color

            Imagen  

Ébano

 

               Cabalgando

 

     entre sueños de plata y azulesmarinas

 

             voy jalonando

 

                     los precipicios

 

        sensuales de tus volcanes de ébano,

 

             mientras siento tu cuerpo,

 

           ternura y negrura,

 

                  como embelesado al mío

 

 

              Dibujo tus contornos,

 

            como isótopo enloquecido,

 

                 engolosinándome en tus

 

               concavidades y convexidades,

 

            mientras musitas

 

                 respuestas elípticas a

 

             mis cariños de lobo en celo.

 

        

            Pensamos en voz baja

             

              nuestro pasado de distancias

 

                        y encuentros fugaces

 

               como buscando esperanzas

 

                                 que tal vez no lleguen jamás.

 

 

                       Le robamos al pasado

 

             futuros hermosos, inseguros

 

                        donde

 

                      existen niños de chocolate

 

          y vuelven mis labios,

 

                  mi lengua a rediseñar

 

         el azabache coral de tus pezones,

 

            mis caricias

 

        vuelan por tu pelvis

 

     y tus manos

 

         nadan dulcemente

 

          por la erotizada

 

                                   superficie de mi espalda

 

 

           El sol nos suspende en su hábito,

 

               aún entrelazados

 

             en la planificación

 

                                    incierta de los amantes

 

 

 

 

            Carlos Enrique Vázquez Moreno

 

  Atacames                                22 de mayo de 1994

                                                       19:56

Las brujas de la noche

La Caída

catsAutor: Alberto Cruz

Título: Las brujas de la noche. El 46 Regimiento <<Taman>> de aviadoras soviéticas en la II Guerra Mundial

Pags: 270

PVP: 15 €

1ª edición: octubre 2013

2ª edición: abril 2014

Las brujas de la noche es un apasionante recorrido por la historia de la Unión Soviética a través de un sorprendente regimiento de mujeres pilotos de guerra. De la mano de la vida cotidiana de las doscientas sesenta y tres mujeres del 46 Regimiento “Taman” y de su progresiva incorporación a las más duras y arriesgadas tareas militares se recorre la desoladora invasión nazi, que penetra hasta Stalingrado, y frente a la que el Ejército Soviético ofrece una voluntad férrea de resistencia, hasta la última casa, hasta la última bala, hasta el último muerto, pero sin poder detener la ofensiva alemana. “Las brujas de la noche” tuvieron un papel de primer orden en la batalla del Cáucaso, en las liberaciones de Crimea, de la…

Ver la entrada original 710 palabras más

Ya dijeron: solo hace poesía, pues va una función para excel y les dejo el archivo adjunto

meses a años

‘Función para traducir el número de meses a años y meses en texto
‘Función creada por Carlos Vázquez Moreno
’05/11/2013

Public Function Mounthtoyear(meses1 As Double) As String

‘Se Define el argumento meses1 como variable de tipo doble y la función Mounthtoyear como texto (String)

Dim mesesalaño As Double
mesesalaño = 12
‘Se define la variable “mesesalaño” como doble y se da un valor de 12

years = meses1 / mesesalaño
‘Se calcula el número de años
year1 = Int(years)
‘Se convierte en números enteros la variable “years”

mounth1 = meses1 Mod mesesalaño
‘Se calcula el residuo para conocer el número de meses

año = CStr(year1)
mes = CStr(mounth1)
‘Se convierte a variables texto las variables “year1” y “mounth1” para poder usarlas en la función

‘Se usa el condicional If—>Elseif para que la función devuelva todas las combinaciones posibles

If mounth1 >= 2 And year1 >= 2 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “años” & ” ” & “y” & ” ” & mes & ” ” & “meses”

‘La función va a devolver plurales, ejemplo: 23 años y 3 meses

ElseIf mounth1 = 0 And year1 > 1 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “años”

‘La función va a devolver plural de años sin meses, ejemplo: 5 años

ElseIf year1 = 1 And mounth1 = 0 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “año”

‘La función va a devolver singular en años sin meses, ejemplo: 1 año

ElseIf year1 = 0 And mounth1 = 1 Then

Mounthtoyear = mes & ” ” & “mes”

‘La función va a devolver singular en meses sin años, ejemplo: 1 mes

ElseIf year1 = 0 And mounth1 > 1 Then

Mounthtoyear = mes & ” ” & “meses”

‘La función va a devolver plural en meses sin años, ejemplo: 3 meses

ElseIf year1 = 1 And mounth1 = 1 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “año” & ” ” & “y” & ” ” & mes & ” ” & “mes”

‘La función va a devolver singular en meses y años, ejemplo: 1 año y 1 mes

ElseIf year1 > 1 And mounth1 = 1 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “años” & ” ” & “y” & ” ” & mes & ” ” & “mes”

‘La función va a devolver plural en años y singular en meses, ejemplo: 2 años y 1 mes

ElseIf year1 = 1 And mounth1 > 1 Then

Mounthtoyear = año & ” ” & “año” & ” ” & “y” & ” ” & mes & ” ” & “meses”

‘La función va a devolver singular en años y plural en meses, ejemplo: 1 años y 11 meses

End If

End Function

Y ahora un poco de erotismo: Sherezade.1374

Sherezade.1374

 

 

 En la errabunda cámara del tiempo

           donde existimos ahora,

               mis manos,

        excitadas e incontenibles palomas

 planeando sobre un piano de cristal,

  se zambullen entre tu ropa,

                 buscando la desnudez erótica de tu piel

 

                       Piel a piel,

         descubro que eres aquella, 

   realidad y único sueño,

                     pero hoy

     No pasado

              No futuro.

 

                   Desfilan entre mi boca,

 en un orden lentamente descendente,

                      la dulzura de tu boca,

              el cristalino fuego de tu cuello,

el tropical paraíso de tu pecho

               hasta convertirse en

  la semireligión  de tu pelvis  

 

            Mis labios exploran

                 tu geografía genital

                                ascendiendo  por la curvatura                                           extraña, sinuosa, esotérica                                               de tu monte de venus,               

  arrivando a la fruta misteriosa

                     y exquisita de tu clítoris,

               donde como sedientos soldados

       heridos, no dejan de saciarse

con su linfa de ambrosía y hierbabuena.

 

Y mi lengua va dibujando,

            cual apasionado poeta del pincel,

                    los exóticos contornos de tus labios                                       vaginales mientras mis dedos,     

                    ansiosos y siniestros, a pasos de ciegos,     

        caminan entre los manantiales encendidos de tus

pezones.

 

Voy

 reconstruyendo,

                cual lobo famélico, el sísmico, reptante, agitante camino

                             hacia tus senos mientras te penetro                          y tus ojos de jade

                se abren cual mamparas japonesas iluminando

                 el hiperespacio de mi placer

         y me fascino al verles volar,

enormes, incongruentes, esmeraldas

 hacia el infinito en el momento estratósferico,

viscoso, electrizante de tu orgasmo

Entonces,

           te siento brutalmente mía.

No por propiedad,

       sino por el ondulante            movimiento

         que proviene

     de lo profundo de tu

   pelvis y formatea todos mis

                                   poros con tu olor a mujer.

     Carlos Enrique Vázquez Moreno

   Quito                         5 de Abril de 1994  

                                       1:25

Tibieza

Tibieza

 

               Voy absorbiendo la belleza de cada hoja de cada

 mangle

      que se recuesta sobre las tibias, verdeazules,

                mansagrestes aguas de los esteros

 divididos

          donde me semeja

                   ver la sombra de Don Goyo

          canaleteando hacia el infinito

  y creo escuchar

                  en mi espacio auditivo,

           totalmente irreal y propio,

                        el melodioso grito de la caracola.

 

 Carlos Enrique Vázquez Moreno

         San Lorenzo                17 de Mayo de 1994

                                                 21:30

Para no perder la costumbre va una poesía: GHIACCIO 3922

GHIACCIO 3922

                                        Ghiaccio, estelle e                       pensieri   di te

                            che  ancora   non so       chi sei 

                              e non so    se   ne     sapró                              qualche    giorno                                    peró so     che ti     ameró.

 

                Carlos Enrique Vázquez Moreno

                         1993

Y ahora la sección cultural del periódico: El credo del Loco

CREDO DEL LOCO

 

               Por último

Creo en la LOCURA todopoderosa y eterna, madre de la vida y la poesía

Creo en los ceros invertidos sobre todas las cosas

Creo en todo lo que no sea la inaguantable ciencia

Creo en una montaña de pasta

Creo en una tamuga gigante

Creo en los sueños eróticos y en lo erótico de los sueños

Creo en el hermano TRAGO, la hermana COCA y el primo SAN PETER

Creo en las ilusiones y las utopías

Creo que este mundo debe ser loco, loco, loco

Creo en el amor, la lujuria y las orgías

Creo en el sexo, el mar y los volcanes

Creo en ballenas aladas y mariposas auditivas

Creo en los amantes pero no en los científicos

Creo que estoy loco, por tanto, vivo

Creo que la única diferencia entre un loco y yo es que yo estoy loco y él también

Y, primeramente,

Creo en la gloria suprema de estar completa y totalmente LOCO

 

Mayo 1991