Uno de los poemas más tristes que he escrito

            El ángel visitante

 

 

    Impregnada quedó la vieja casa

 

 

con tus alegrías

 

 

                 y en cada rincón

 

 

delicadamente oculta por

 

 

                            el espacio – tiempo

 

 

 florece intertemporal,

 

 

                        una travesura               tuya

 

 

 

 

como un poema pasado              casi no escrito

 


Incandescente en

 

                 cada        piedra

 

                        del

 

                                  antiguo

 

                           patio

 

                                                  entre las

 

comparsas de geranios y cactus

 

                 emerge la            huella  tierna

 

 

                                 de tu

 

                                            sonrisa

 

y  se durmió                tu ronca

 

                   voz

 

                       infantil

 

 

entre el silencio de                   tejas

 

 

                       y gatos perezosos

Se truncaron los sueños

 

                        cuando  regresaste

 

                 a  tu universo

      

                             de estrellas y gases luminosos

 

 

a              donde                te          llevaste,

 

 

una travesura más,

 

                         el amor

 

 

 

 

Querido amiguito

 

                      de la

 

                              boca sucia

     

     y la mente rápida

 

                         la casa vieja

 

empalideció de grises,

 

 

                         coherente

se abrió  un in

                          menso

                    

                                signo de

 

                interrogación y

 

 

                      de

se dibujaron           negro                         nuestros

                     en

 

 

           corazones

 

                                  cuando entendimos

 

 

que estabas solo de                           visita

 

 

 

                             A Jorge Enrique Zenteno Vázquez

                               El niño que voló muy temprano

 

                   Carlos Enrique Vázquez Moreno

 

 

  Quito                                   25 de mayo de 1991

Anuncios

4 pensamientos en “Uno de los poemas más tristes que he escrito

  1. Rosita Paredes Encalada dice:

    Hermoso poema propio de un corazón sensible y una mente brillante

    Me gusta

  2. Luis Sper dice:

    UNA DE LAS COSAS MAS BELLAS QUE VIVIMOS FUE HABER COMPARTIDO ESOS 5 AÑOS CON EL COCOQUIQUE Y TU POEMA RECOGE TODO EL CARINO SENTIMIENTO NOSTALGIA DEL PASO DE ESTE GRAN NIÑO POR LA TIERRA PERO ETERNAMIENTE ESTA EN NUESTRAS VIDAS Y PENSAMIENTOS

    Me gusta

  3. Loly Toral Cepeda dice:

    Carlitos tengo el agrado de leer tu hermoso poema y me parece digno de ángel que dedica a otro ángel, seres de luz que son difíciles de encontrar juntos, un abrazo.

    Me gusta

  4. Diego Hernán Cobos Célleri dice:

    Qué bueno estimado Carlos, saber que hay personas nobles cómo tú, con corazón de ángel en este mundo plagado de intereses, de envidia y mezquindad. Tú eres el signo para construir una sociedad honesta, justa y tolerante.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s